- La garantía que cubre el Producto entregado al Cliente se limita a la extendida por el fabricante. Esta garantía sólo cubre las imperfecciones físicas del soporte material. La intervención de InformaticaTop se limita únicamente a la tramitación del cambio simple de las piezas defectuosas, siempre y cuando la garantía del fabricante prevea tal medida.

- La garantía se aplica siempre y cuando el Producto que se entrega al Cliente, sea utilizado bajo las condiciones normales de explotación, tales como las que se describen en los catálogos, en las instrucciones y en los manuales puestos a la disposición del usuario. En ningún caso se garantiza que el Producto suministrado sea apto para responder a un problema particular del usuario.

- InformaticaTop no está obligado a indemnizar al usuario o a terceros por las consecuencias del uso del producto, ya sean daños directos o indirectos, accidentes sufridos por personas, daños a los bienes ajenos al producto, pérdidas de beneficio o lucro cesante, daños que provienen o que provengan de un deterioro, o pérdidas de datos grabados por el usuario.

- InformaticaTop se reserva el derecho de asumir los portes en ambos sentidos en caso de DOA (Defectuoso a la entrega del material) siempre que esté contemplado en las normas de garantía del Fabricante que InformaticaTop debe realizar dicho servicio. Si una vez revisado el producto resulta que funciona correctamente, el mismo será devuelto al Cliente, debiendo éste pagar los gastos de transporte correspondientes.

- Los portes de vuelta para productos defectuosos dentro del periodo de garantía son por cuenta del Cliente ya que el fabricante no incluye dentro de la garantía el coste de los portes de envío del material para su reparación.

- El cliente tiene derecho a reclamar conforme a la legislación local. Si InformaticaTop es declarada responsable, la responsabilidad de InformaticaTop respecto del Cliente quedará limitada al importe del precio original de compra del producto que haya dado lugar a la reclamación del cliente.

- Se entenderá por cliente cualquier persona física que adquiera productos como destinatario final de los mismos y no para integrarlos en procesos de producción, transformación o comercialización.